INVERSAMENTE PROPORCIONAL

Ya llevas muchos años entrenando igual?  Te encuentras cómodo en tu forma de enfocar tus planificaciones pero te cuesta encontrar mejoría en tu rendimiento? ¿Crees que te has estancado? ¿Que ya no mejoraras?

Es bueno que analices y valores tu situación actual a nivel de rendimiento (qué prestaciones has tenido en los diferentes sectores (en el caso del triatlón), qué lesiones has tenido, molestias, etc., cómo es tu entorno a nivel laboral/familiar y qué responsabilidades y disponibilidad te ofrecen cada uno de ellos para poder entrenar/competir y tener en cuenta los efectos colaterales derivados de la práctica deportiva compuesto por los gastos económicos inherentes a la práctica de cualquier deporte (material, inscripciones, viajes, etc.), así como el coste de oportunidad asociado a la práctica de este deporte, es decir, a qué voy a renunciar con todo.

Cada temporada nos presenta nuevos retos, nuevos formatos que debemos tratar de analizar antes de ponernos a planificar. Define las competiciones más importantes, las principales y también las secundarias. Es interesante que te marques objetivos reales en cada una de las competiciones y así poder planificar nuestro entrenamiento para poder optimizar tu rendimiento.

Seguro que siempre has planificado con él con el método clásico, tradicional donde se empieza la temporada en periodos en función de los objetivos marcados (preparatorio, general, específico…).

Hace ya tiempo que se apuesta por la planificación inversa, para que se entienda, es darle la vuelta a la tradicional y buscar a principios de temporada mejorías en nuestra velocidad en términos absolutos con cargas de intensidad altas y con poco volumen, mejorando las prestaciones en esfuerzos cortos. Esta metodología de prioridad absoluta al principio de entrenamiento conocido como especificidad, que se basa en que los estímulos que aplicamos en el entrenamiento deben parecerse en gran medida a la competición. Eso conlleva dificultades en las sesiones, no son tan cómodas, dificultades de recuperación muscular. Se necesita cierto nivel y experiencia para llevar a cabo.

Esta tipo de planificación inversa prioriza al entrenamiento de alta intensidad (resistencia aeróbica y potencia aeróbica), es decir esfuerzos a una intensidad superior al umbral anaeróbico.

Diversos estudios científicos publicados en los últimos años han demostrado que el entrenamiento de alta intensidad mejora también la capacidad de resistencia de larga duración. Eso significa que después de un programa de alta intensidad el cuerpo gasta menos energía para ir a la misma velocidad. Es decir, que hacer series de 30s o de 3 m nos puede ayudar a mejorar nuestro tiempo en una marcha de 4 horas. Esto tiene todo el sentido, debido a que el cuerpo trabaja como un todo, y aunque un esfuerzo sea aeróbico nunca lo hace al 100%, siempre existe una participación en mayor o menor medida del metabolismo anaeróbico. Igual ocurre con las fibras musculares. Aunque las fibras lentas sean las más importantes para un esfuerzo de más de 1 hora las fibras rápidas también tienen su participación.

Cuando hacemos entrenamientos a base de series de muy alta intensidad la mejora que logramos en esos sistemas son aprovechadas también cuando realizamos ejercicios a menor intensidad.

Planificando así trabajaremos a la intensidad necesaria para acondicionar estos sistemas al principio de la temporada, ya que son menos específicos. A medida que avancemos en la temporada nos centraremos en desarrollar al máximo los sistemas más específicos usando la intensidad y el volumen necesario. Si en 3000 metros corriendo hemos mejorado los sistemas anaeróbicos y la potencia aeróbica máxima durante la primera parte de la temporada, nuestra velocidad de crucero en medias o maratones o triatlones de Larga Distancia también será mayor y por lo tanto más rápido conseguiremos ir durante más tiempo.

Entradas relacionadas

A unos les toca la lotería, a otros una vida maravillosa. Sin ganársela, sin apenas merecerla.
Solo queda disfrutarla. Aunque solo sea por respeto a quien la mereció infinitamente más que tú.
Una vida no puede desaprovecharse.
#100vidascomolatuya

Menú